fbpx
Compártelo

Visualiza lo siguiente: estás en octubre (o en enero) y un día nada más levantarte, te subes a la báscula para saber cómo está tu peso después del verano o la Navidad. Y el resultado… mejor no hablar. Es hora de ponerse en marcha y perder peso después del verano, esos kilitos que has cogido las últimas semanas.

Pero espera un momento, párate a pensar. Tu cuerpo no es el mismo y a lo mejor tiene nuevas necesidades. Y es que uno de los mayores errores de muchas mujeres a partir de los 50 años es que buscan perder peso de la misma forma que lo habían hecho hasta ahora.

Sin embargo, el cuerpo cambia y sus necesidades también. Por eso es preciso adaptarse a esta nueva circunstancia que revoluciona muchas facetas de la vida: la menopausia.

Los excesos de verano siempre han pasado factura, pero ahora se nota un poquito más. Veamos el proceso que atraviesa el cuerpo en la menopausia y cuál es la manera sana de perder peso después del verano si estás en la menopausia.

Perder peso después del verano a partir de los 50

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres en la menopausia además de los sofocos, es el peso. A partir de los 45/50 años, el cuerpo empieza a cambiar: tiende a perder agua, disminuye la masa muscular y acumula más grasa.

Artículo ? La guía definitiva para controlar tu peso en la menopausia

perder peso después del verano

Una alimentación saludable en la menopausia te permite sentirte bien tanto por dentro como por fuera.

Esto se traduce en que aunque no ganes peso, sí es posible que incremente el volumen de tu cuerpo, especialmente en abdomen y caderas. Este aumento se debe, entre otras cosas, a que si no tomas medidas, el músculo se va convirtiendo en grasa.

Además, aparece la temida flacidez a causa de la pérdida de masa muscular y de elasticidad.

Para profundizar un poquito más en la relación entre menopausia y su influencia en el peso, hemos querido preguntarle a la matrona Carmen Esquilas.

¿Andas buscando la manera de perder peso después del verano? En el siguiente vídeo Carmen nos habla de la importancia de llevar una alimentación consciente y saludable, eligiendo aquellos alimentos que mejor te sientan.

 

Perder peso después del verano de forma sana

Muchos de estos cambios se deben a alteraciones hormonales: por un lado, con el fin de la etapa fértil hay un descenso de estrógenos (hormonas sexuales femeninas) que provocan síntomas como sofocos, sudor, irritabilidad o insomnio.

Por otro lado, en muchos casos disminuye la producción de la hormona tiroidea. El metabolismo puede ralentizarse y provocar un incremento del Indice de Masa Corporal. Es decir, aumentar el peso y el volumen corporal.

Parece que queda claro que al llegar a la menopausia el cuerpo entra en una etapa de cambios.

Por ello, en épocas concretas en las que es más fácil ganar peso, es necesario aplicar medidas urgentes y permanentes: adopta un cambio de hábitos que facilite esa transición y evite que ganes y pierdas peso frecuentemente.

En este artículo te contamos qué pasos pueden ayudarte a mantener tu peso a raya y a encontrarte mejor en esta época de transición que es la menopausia:

No hagas dieta

Las dietas están demodé. Es preciso cambiar la forma de pensar tan cortoplacista y dejar atrás el mundo régimen. Esto se trata de quererte y de cuidarte. Y para ello, es necesario que adoptes una serie de hábitos saludables enfocados básicamente a que te encuentres mejor.

¿Y cuáles son esos hábitos? Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Eliminar de tu alimentación los alimentos que peor te sientan en la menopausia e incrementar aquellos que te hacen bien.
  • Reducir la cantidad de comida, ya que tu cuerpo no quema tanta energía como antes.
  • Beber mucha agua y otros líquidos, siempre que no contengan azúcares añadidos.
  • Incrementar tu consumo de vegetales.
  • Reducir las carnes rojas.
  • No fumar.
  • Limitar el consumo de alcohol.
  • Descansar correctamente y dedicarte tiempo a ti misma.En definitiva, quererte y cuidarte un poquito cada día. 

Acaba con los antagonistas de tu mesa

En todas las películas hay un antagonista que te cae fatal. Pues en la película de tu mesa, los antagonistas son los azúcares simples y refinados, los fritos y las grasas en general. Acaba con ellos pero ya.

Además de reducir las calorías, evitas alimentos nutricionalmente pobres que además empeoran es aspecto de tu piel y aceleran el envejecimiento.

 Fruta sí, pero con moderación

Cuando existe la intención de perder peso, se recurre a la fruta porque es natural y saludable. Pero cuidadín cuidadín que hay trampa. La fruta tiene altas cantidades de azúcar, por lo que es posible que no te ayude a adelgazar como piensas.

Simplificando, el proceso es el siguiente: un exceso de fruta incrementa los niveles de azúcar en sangre y si no los quemas (con ejercicio o actividad intensa), se convierten en grasa. Así, tal cual.

Con esto no te decimos que elimines la fruta de tu dieta, ¡Ni muchísimo menos! sino que la tomes con moderación. La fruta es una fuente natural de vitaminas que aportan muchos beneficios a tu organismo. Por eso, elige frutas ricas en agua como la sandía o la fresa, los frutos rojos, la manzana, la pera o los melocotones.

Si haces zumo, no elimines la pulpa restante, ya que te quedarías sólo con el azúcar y eliminarías la fibra. Aprovéchala y tómala en el mismo zumo o como acompañamiento de un yogurt con cereales, ¡Delicioso!.

También puedes combinar frutas y verduras en un licuado: prueba mezclando manzana y pera con espinacas, deliciosas y ultra-nutritivas.

Toma proteínas en cada comida para no pasar hambre

Un buen truco para disminuir la sensación de hambre es comer proteínas con cada comida, ¿Por qué? Pues porque la proteína es saciante, así que te llenas antes y como consecuencia, comes menos cantidad.

Por otro lado tardas más tiempo en digerir la proteína que, por ejemplo, los hidratos o las grasas. Así también tardarás más tiempo en tener hambre de nuevo.

Además, las proteínas tienen menos calorías que las grasas, por lo que te ayudan a mantener en forma tu masa muscular y evitar así la flacidez.

¿Dónde encuentras proteínas? En la carne (mejor pollo, pavo o conejo, ya que son carnes magras y con bajo índice de grasa), en la clara del huevo, en pescados como el salmón, en los lácteos, etc.

Y si eres vegetariana, acude a los frutos secos, el tofu, el seitán o las semillas como las de cáñamo 😉

sindrome-postvacacional_6

Y ahora a mover el esqueleto

A lo mejor la palabra ejercicio te suena a tortura china, a algo que no va contigo o simplemente te da una pereza infinita. Sin embargo, desde el Blog Cuídate Menopausia podemos asegurarte que el ejercicio es lo mejor que te puede pasar en este momento de tu vida.

Muchas mujeres en la menopausia han conseguido reducir la frecuencia y cantidad de sus sofocos practicando actividad física frecuente. Además, te ayuda a mantener el peso a raya y ayuda a incrementar la serotonina en tu cerebro. Esto contribuye a que estés de mejor humor y con más energía.

Esperamos que estas razones sean suficientes y te hayan ayudado a decidirte a empezar ya en el gimnasio o hasta en la escuela de flamenco de tu barrio.

Y si vas a  hacerlo, hazlo bien: alterna ejercicio intenso con otro un poco más suave. Puedes por ejemplo, combinar clases de zumba o step con otras como yoga, pilates o meditación. Es además recomendable que hagas ejercicio con peso, ya que te ayuda a mantener la masa muscular.

También es muy importante que lo disfrutes y no lo tomes como una obligación, sino como algo divertido que te ayuda a desconectar de la vida cotidiana y a conectar contigo misma.

El té verde te ayuda a reducir la grasa

Y es que en la naturaleza puedes encontrar un montón de nutrientes que te ayudan a encontrarte mejor. Resulta que el té verde contiene gran cantidad de flavonoides, que favorecen la quema de grasas y por tanto contribuyen a reducirlas (aunque como hablábamos en el apartado anterior, tienes que poner algo de tu parte).

Si estás empezando un proceso de pérdida de peso, ten siempre una botella de té verde a mano y bébelo con frecuencia.

Atención: no valen los refrescos ni bebidas de supermercado preparadas con té verde (o aroma de té verde). Sí, claro que están muy buenas, pero contienen tantos azúcares que su efecto será contrario a lo que buscas. Mejor prepáralo en casa como una infusión clásica. Natural y saludable.

Marca-ClimaFort-insignia

ClimaFort comprarSi además de perder peso quieres aliviar tus sofocos, puedes conocer ClimaFort, un complemento 100% natural en cápsulas que ya ha ayudado a miles de mujeres a encontrarse mejor.

ClimaFort incluye en su formulación extracto de lúpulo patentado, que es hasta 100 veces más eficaz que las isoflavonas de soja aliviando los sofocos y otros síntomas de la menopausia como insomnio o irritabilidad.

Además, ClimaFort incluye más de 10 vitaminas y minerales especialmente necesarios en esta época vital y que ayudan a mantener la salud de los huesos, el cabello y las uñas.

Puedes obtener más información sobre ClimaFort en www.menopausiasinsofocos.com 🙂

¿Necesitas más información? Si quieres leer opiniones reales de chicas que ya han probado ClimaFort, puedes verlas aquí:

Y tú, ¿Sueles ganar peso en las épocas conflictivas como verano o Navidad? ¿Qué trucos tienes para perderlo? Cuenta cuenta, ya sabes que nos encanta saber de ti ?

¿Donde puedo encontrar ClimaFort®?

Contacto

Llámanos: 983 34 44 55 

Email: info@laboratoriosniam.com

También en farmacias

Pídelo con el Código nacional: 
177910.6

También puede interesarte…

Síguenos en Facebook

Compártelo