Compártelo

Un día más, estamos felices porque tenemos una nueva y emocionante Historia SOP. Esta serie de artículos recoge las experiencias que nos envíais vosotras para contarnos vuestra experiencia con este trastorno que es el Síndrome de Ovarios Poliquísticos.

Hoy compartimos contigo la historia de Carmen, una andaluza valiente y luchadora de las que nunca, jamás, se rinden. Su vivencia personal es tan emocionante, y por momentos tan angustiosa que estamos seguras de que te atrapará desde la primera línea.

Ante todo, gracias, Carmen por tener el precioso detalle de compartir tu experiencia con otras mujeres para que puedan sentirse comprendidas e inspiradas. ¡Eres una Superwoman! ?

* Nota: La foto de la portada y algunas de las fotos de este post son fotografías reales de Carmen. Lo indicamos en el pie de foto 🙂

 

⚫          ⚫          ⚫

Buenas noches,

Me acabo de enterar de vuestras historias SOP y creo que la mía merece ser contada, así que ahí voy:

Mi nombre es Carmen y tengo actualmente 38 años. Conocí a mi marido Manu cuando yo tenía 30 y, aunque nunca había tenido ese instinto maternal, con él fue conocerlo y saber que era el padre de mis hijos…. ¡Y lo que nos costó!

Del 2010 al 2012, que aún no sabíamos que teníamos problemas de fertilidad, teníamos relaciones sin ningún método anticonceptivo sin tener resultados positivos. Durante el último año, cada vez que venía la regla era un fracaso, ya no sabíamos lo que hacer: contábamos los días fértiles, me hacía la prueba de orina de ovulación… pero nada.

Una historia de amor

Ya viendo esto y que tenía 32 años, me mandaron a reproducción del hospital de reina Sofía, donde lo primero que me dicen es que debo hacerme una prueba para ver la permeabilidad de mis trompas.

Pues bien, me la hice. Una prueba que no necesitaba reposo a mí me tuvo una semana en cama con fiebre y un dolor horrible, teniendo que ir de urgencias al hospital del dolor tan insoportable que tenía.

Después de esto, a mí me hablabas de tratamientos de fertilidad y se me ponían los pelos como escarpias, así que como Manu siempre me ha apoyado en todo, nos tomamos un tiempo. Es más, no fui ni a por los resultados de la prueba de las trompas.

Tras unos meses, nos decidimos por meternos en el programa de adopción

Hicimos y pasamos todas las pruebas y, días antes de la última entrevista que nos quedaba por hacer, me llaman de la unidad de reproducción de Reina Sofía, que están dentro del programa, diciendo que teníamos que ir a hablar con los médicos.

En ese momento estaba hecha un lío, porque no sabía si ir o si no ir, dado que estaba con el tema de la adopción y esto no me lo esperaba. Pero finalmente fui, fui porque al contárselo a una amiga me dijo que Manu en alguna ocasión la había llamado y que él tenía una espinita de no intentar tener un hijo propio.

Así que por él, y en el fondo por mí, fuimos a la visita con los médicos, anulando así lo de la adopción.

Supe que mi marido tenía una espinita clavada por no poder tener un hijo propio

Allí nos dijeron que nuestro expediente se había extraviado y que no sabían por qué nosotros no habíamos reclamado. Yo les conté mi mala experiencia con la prueba de las trompas y que eso me hizo recular. Allí vieron los resultados que nunca fui a recoger y me dijeron que se veían obstruidas y que me iban ha hacer un TAC para ver mejor el tema.

En 2 días me llamaron para el TAC y en una semana estaba operada de las trompas, extirpadas las 2 por hidrosalpin bilateral.

Futuros papás sujetan unos patucos

Me dicen que no voy a poder tener hijos de forma natural, pero que ya estoy apuntada para la lista de espera de Reina Sofía para hacernos 3 intentos de in vitro

Mi cabeza no paraba de dar vueltas, pero por otro lado ya sabía de dónde venía el problema, que era un sin vivir el no saber si era yo, si era él.

Y, por fin, empezamos a tener respuestas. Eso era noviembre del 2014. El 7 de enero del 2016 recibo la llamada que tanto ansiabamos; ¡Empezamos con los tratamientos ?! Las primeras pruebas indicaban que tenía problemas de tiroides que no sabía y me pusieron tratamiento. Se veía la curva de mi reserva ovárica un pelín baja (36 años).

El primer intento fue en febrero del 2016: fallido. El estrés, la ansiedad, la culpa, la decepción… Fatal, vamos. Fatal. Segundo intento en junio 2016: embarazo con beta baja y, a los 15 días, la regla.

Foto de Carmen

Si con el primer intento me sentí así, imagínate con el segundo, que te dan la noticia de tu vida: la alegría, la emoción, felicidad plena. Y, en 15 días, todo se derrumbó.

Último intento, noviembre del 2016: lo mismo que en el 2º intento y, encima, tenía que aguantar a la gente que me decía «por lo menos te quedas». Madre mía, qué mal se pasa por favor, no se lo deseo a nadie, de verdad.

Decidimos ir a una clínica privada famosa en Sevilla y me dicen que mi reserva ovárica es algo baja

Pues bien, como ya no teníamos más oportunidades en la seguridad social, decidimos ir a una clínica privada famosa en Sevilla. Eso era enero del 2017. Allí nos mandan mil pruebas de compatibilidad genética, cariotipos, ¡yo que sé!

Muchas pruebas y mucho dinero pero, como era una clínica de renombre, apostamos todo a una. Aquí ya con mi tiroides un año controlado y yendo al endocrino cada 2 x 3 para que no se me disparara.

Entonces, me vuelven a decir que tengo la curva de la reserva ovárica algo baja para mi edad (37 años) y, además, me ven un problema en la coagulación sanguínea. Con el tratamiento me tengo que poner heparina.

Nos hacemos el tratamiento en esta clínica, se sacan 12 óvulos y el siguiente paso es ver cuál de esos óvulos es el más sano mediante una prueba. Pero nada. Ninguno sobrevivió porque todos venían con malformaciones.

 

Un bebé en su cuna

Me proponen hacer una in vitro, pero con óvulos donados

Por eso me propusieron seguir el tratamiento invitro, pero en lugar de con mis óvulos, hacerlo con óvulos donados. En ese momento me quedé fría, helada. Después de todo lo que llevamos pasado, en mi caso físico por tanta hormona y emocional… ¿Y me dicen esto?

Por supuesto, teníamos que pensarlo y lo pensamos bien. Yo quería ser madre a toda costa, es más, estuvimos en el programa de adopción. ¿Por qué no hacer este tratamiento?

Hoy en día, gracias a la tecnología, tenemos esta oportunidad que nos brindan también gracias a mujeres tan generosas que hacen posible que otras familias puedan tener hijos.

Gracias a mujeres tan generosas que hacen posible que otras familias puedan tener hijos

Así que sí, lo hicimos, pero en una clínica en Córdoba, cerca de casa. Una clínica que llevaba puesta no más de 2 años, pero con un equipo médico magnífico. Esto era mayo 2017 y en noviembre, más concretamente el 17 de noviembre del 2017, me implantaron 2 óvulos preciosos.

Foto prenatal de Darío, el bebé de Carmen

Uno de ellos se convirtió en Darío, mi bebé, mi hijo, mi amor, que nació el 1 de agosto del 2018. Llevamos 5 meses disfrutando de esta nueva etapa que es el ser padres, así que ánimo a todas esas parejas que están en el mismo camino que nosotros.

Nos decidimos a seguir, a luchar, a no perder la esperanza. Y sé que el camino es largo, pero la recompensa es maravillosa.

Uf, mil emociones que he vuelto a revivir mientras os escribía este correo. Espero no haberme excedido demasiado, pero es que no puedo acortar más. Me siento orgullosa de la familia que tengo y del apoyo incondicional que siempre he tenido de mi marido, al que amo. ¡Juntos se puede! ¡Cumpliendo sueños!

⚫          ⚫          ⚫

 

Tenemos que repetirlo: ¡Gracias, Carmen! Un ejemplo viviente de que, si persigues tus sueños activamente, tarde o temprano se hacen realidad. Por eso esta historia es de gran ayuda para esas mujeres que lo están intentando en este momento, para que puedan mantenerse tranquilas, pacientes e ilusionadas 🙂

¿Y a ti, te gustaría contarnos tu historia SOP? Si crees que tu experiencia podría ayudar e inspirar a otras mujeres, ¡te estamos buscando! Escríbenos a tuhistoriasop@laboratoriosniam.com y cuéntanos cómo fue para ti ?

También puede interesarte…

Adelgazar con SOP, ¿Misión imposible?

Ayuda a regular tus reglas Ver más Ver más En chicas con Síndrome de Ovarios Poliquísticos es muy frecuente que haya una tendencia al sobrepeso. ¿Sabes por qué? Se debe a la resistencia a la insulina que sufre un alto porcentaje que las mujeres...

leer más

Síguenos en Facebook

Compártelo