fbpx

Qué es la espina bífida y su importancia en el embarazo

Mujer embarazada mirando ecografía

Seguro que has oído hablar muchas veces de la espina bífida como uno de los riesgos durante la formación del feto en el embarazo. Pero, ¿sabes exactamente en qué consiste? Te contamos todo lo que necesitas saber.

Pareja acariciando barriga embarazo.

¿Qué es la espina bífida?

El término «espina bífida» tiene su origen en el latín y significa, literalmente, «columna abierta». Se trata de un una malformación congénita que aparece cuando la columna vertebral y la médula espinal del feto no se forman adecuadamente. Es un defecto provocado por el tubo neural, del que ya os hemos hablado anteriormente en este artículo. El tubo neural es la estructura de la que depende el cerebro y la médula espinal del feto y se forma en las primeras semanas del embarazo. No será hasta la semana 28 cuando se cierre.

Pero en los bebés con espina bífida hay una porción del tubo que no se cierra ni se acaba de desarrollar por completo. Esto provoca defectos en la médula espinal, en los nervios y en los huesos de la columna vertebral. Las malformaciones derivadas pueden ser leves o graves y los tratamientos pasan por una intervención quirúrgica, aunque no siempre se resuelve por completo el problema.

La espina bífida puede provocar distintas discapacidades en el bebé, tanto físicas como intelectuales. De ello dependerá el tamaño y la localización de la abertura en la columna y si la médula y los nervios han sido afectados.

Mujer mirando ecografía.

Tipos de espina bífida

Pueden darse varios tipos, aunque los tres tipos más comunes son los siguientes:

  • Espina bífida oculta: es el tipo más leve y en este caso está «oculta», existiendo un pequeño hueco en la columna. La médula y los nervios suelen ser normales y muchas veces no se detecta hasta la niñez o adultez, ya que no suele provocar discapacidades.
  • Meningocele: en este tipo hay un saco de líquido que sale a través de una abertura en la espalda del bebé, aunque la médula espinal no está en ese saco. Por eso, por norma general, los nervios no suelen salir dañados, pero sí se pueden producir discapacidades leves.
  • Mielomeningocele: este es el tipo más grave de espina bífida, ya que hay un saco de líquido que sale a través de una abertura en la espalda del bebé. Como parte de la médula espinal y los nervios están en ese saco, se presentan daños más graves, como la pérdida de sensibilidad o movilidad en las piernas.

Doctor apuntando diagnóstico.

Cómo se detecta

La espina bífida se diagnostica durante el embarazo o tras el nacimiento del bebé, en casos como en la espina bífida oculta, ya que a veces no se detecta hasta mucho tiempo después. Para su diagnóstico, se realizan varias pruebas durante el embarazo para detectar éste y otros problemas congénitos. Las principales son:

  • Alfafetoproteína (AFP): en un análisis de sangre que mide el nivel de esta proteína, para conocer qué nivel pasa del bebé a la sangre de la madre. Un nivel alto podría indicar la existencia de espina bífida.
  • Amniocentesis: es una prueba en la que se toma una muestra del líquido amniótico que rodea al bebé. Si los niveles AFP son más alto de lo normal en el líquido amniótico, podría sugerir que el bebé tiene espina bífida.
  • Ecografía: es frecuente que muchos casos de espina bífida se detecten a través de ecografías. Estas son unas pruebas muy habituales a lo largo del embarazo.
Mujer con dolores durante el embarazo.

Factores de riesgo

No se sabe con seguridad porqué aparece la espina bífida, pero algunos médicos e investigadores han señalado algunas posibles causas que aumentan las probabilidades:

  • Deficiencia de ácido fólico: esta vitamina es fundamental en el desarrollo del feto. Una deficiencia de ácido fólico aumenta el riesgo de espina bífida y otros defectos del tubo neural.
  • Obesidad: la obesidad aumenta el riesgo de problemas de distinto tipo durante el embarazo.
  • Diabetes: un descontrol en los niveles de glucosa en sangre también es un factor de riesgo.
  • Antecedentes de defectos en el tubo neural: las mujeres que ya hayan tenido un embarazo con complicaciones en el tubo neural tienen más posibilidades de que se repita en un futuro embarazo, al igual que si la madre ha nacido con estos mismos problemas.
  • Exposición a químicos peligrosos y consumo de medicamentos como anticonvulsivos.
  • Problemas genéticos.
Mujer embarazada tomando suplemento de ácido fólico para prevenir la espina bífida.

Cómo prevenir la espina bífida en el embarazo

Son muchos los estudios que señalan la importancia de tomar un suplemento de ácido fólico durante el embarazo y preferiblemente antes de la concepción, ya que reduce en gran medida el riesgo de que el bebé desarrolle espina bífida y otras complicaciones en el tubo neural.

La cantidad recomendada por la OMS está en los 400 microgramos de ácido fólico al día. Aunque se puede obtener cierta cantidad a través de cereales o legumbres en su forma natural (folato), es muy importante ayudarte de complementos alimenticios específicos como Concevit®.

Banner composición Concevit.

 Concevit® te ayuda a alcanzar los niveles óptimos de nutrientes antes, durante y después del embarazo, contribuyendo al desarrollo del futuro bebé en tu interior. Contiene 400ug de ácido fólico en su forma activa (Quatrefolic®), que tiene una mayor estabilidad y biodisponibilidad, permitiendo un uso más eficaz del ácido fólico por parte de tu cuerpo. Además, su hierro microencapsulado (Lipofer®) facilita una mejor absorción y evita molestias gastrointestinales. También aporta otros nutrientes como Yodo, Zinc, Magnesio, Selenio y otras 13 vitaminas, para que no le falte nada a tu cuerpo.

Pero además de la toma de un suplemento prenatal también será imprescindible llevar unos hábitos lo más saludables posibles y seguir todos los controles que te programe tu médico 😉.

Madre agarrando la mano de su bebé.

¿Qué pasa si mi bebé nace con espina bífida?

Como ya te hemos contado, los daños por nacer con espina bífida pueden ser de leves a graves. En algunos casos la discapacidad es mínima y apenas imperceptible; otros casos implican la limitación del movimiento o de ciertas funciones. En casos más graves, puede suceder que el bebé no pueda caminar o mover ciertas partes del cuerpo. Aun así, es importante saber que por regla general la mayoría de niños que nacen con espina bífida pueden crecer y tener vidas plenas y productivas con la atención médica adecuada.

Logo Concevit

¿Estás en búsqueda de embarazo y tienes dudas? Si es así puedes hacerlo a través de nuestras redes sociales: encuéntranos en Facebook y en Instagram. Estaremos encantadas de charlar contigo 😊.

¿Te ha resultado interesante?

Contenido revisado por el equipo de nutricionistas de Laboratorios Niam. Este artículo es informativo y no sustituye la consulta de un médico o especialista.

  • Otros artículos
Equipo de redacción de Laboratorios Niam

Somos un laboratorio fundado en 2014 con el objetivo de contribuir al bienestar de las personas a través de productos 100% naturales de alta calidad y avalados por miles de clientes.

Nuestro equipo de profesionales altamente capacitado posee una amplia experiencia en la creación y distribución de productos que mejoran el día a día de miles de personas de manera natural.

Más info sobre: Laboratorios Niam
Youtube: Laboratorios Niam

¿Cómo comprar Concevit®?

Online 983 34 44 55

Código Nacional: 194442.9

*De lunes a jueves: 10 - 17h. Viernes: 10h - 15h

nuestras redes sociales

Concevit®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *