fbpx
Compártelo

La menopausia es una época en la vida de toda mujer que supone una verdadera revolución. No se trata sólo de dejar de tener la regla y ya está. Hay muchos cambios inesperados tanto a nivel físico como psicológico. Y es que no debemos olvidar que la menopausia es un terremoto hormonal.

Al igual que en la adolescencia, en la menopausia hay un cambio importante: se acaba la vida fértil de la mujer. Los ovarios ya no tienen más óvulos por lo que dejan de funcionar y de producir los estrógenos.

Estrógenos son las hormonas sexuales femeninas que intervienen en numerosos procesos: el crecimiento de los pechos, la aparición de la menstruación, la reproducción, etc.

Además, la producción de estrógenos interviene en otros aspectos como:

  • Mantiene un aspecto de la piel adecuado.
  • Nos protege contra riesgos cardiovasculares.
  • Cuida la salud de los huesos.
  • Ayuda al correcto funcionamiento del sistema urinario.
  • Estimula el deseo sexual.
  • Facilita el desarrollo de las neuronas y algunos neurotransmisores en el cerebro.

Por tanto, cuando el organismo deja de producir estrógenos, todas estas funciones cambian: podemos notar que la piel está más apagada, puede aparecen la osteoporosis, cistitis y molestias vaginales como sequedad vaginal, falta de líbido yo problemas de memoria. Incluso, hay un mayor riesgo de problemas cardiovasculares.

Por no hablar de los sofocos y el insomnio. Vamos, un cuadro. Pero espera: hay buenas noticias. Es cierto que el cuerpo va cambiando y el tiempo no se puede frenar. Pero también es cierto que tienes en tu mano unas herramientas tremendamente potentes para sentirte bien y evitar un envejecimiento prematuro.

Evitar-envejecimiento-prematuro

Cómo evitar el envejecimiento prematuro en la menopausia

Es preciso entender que ahora ya no sirven los cuidados que nos dábamos con 20 años: dormir lo suficiente, beber mucha agua y en un santiamén te recuperabas de lo que fuese. El cuerpo avanza de otra manera y hay que aprender a escucharlo y a entenderlo.

Para ello, hay dos pilares fundamentales en los que te debes basar: una alimentación saludable y hacer ejercicio frecuentemente. El conjunto de ambos serán tus armas secretas para sentirte bien, frenar el envejecimiento antes de tiempo y verte mejor, a la vez que reduces los sofocos y descansas mejor.

Somos conscientes de que así de primeras da mucha pereza pensarlo, especialmente si nunca te has preocupado por la alimentación o por hacer ejercicio. Pero es preciso hacer ciertos cambios para seguir sintiéndote y viéndote joven.

A continuación te damos una serie de consejos enfocados a cuidar tu salud por dentro y por fuera, a mantener un peso adecuado, seguir teniendo una piel bonita y vivir con menos sofocos y un mejor descanso.

En definitiva, son unas pautas para que la menopausia y premenopausia dejen de ser una época traumática y se conviertan simplemente en un cambio de etapa.

 

Cuidar la piel en la menopausia: cómo comer

Este gran cambio hormonal provoca que la piel se vea más apagada y seca. Y es que los estrógenos favorecen la creación de colágeno, que mantiene la piel joven y tersa. Por ello es preciso incrementar el consumo de alimentos que aporten colágeno y antioxidantes.

¿Cómo lo hacemos? Es preciso aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas. Especialmente, aquellas que tengan colores rojos o anaranjados, ya que son las que tienen mayor cantidad betacarotenos y antioxidantes. Esto significa que ayudan a la regeneración celular de la piel y contribuyen con ello a mejorar su aspecto.

También puedes buscar una crema o un sérum que contenga colágeno marino, ácido hialurónico, magnesio y vitamina C. Esta combinación es la ganadora cuando se trata del aspecto y la salud de tu piel.

 

IMG-sol-envejecimiento-piel-menopausia

Prevenir el envejecimiento: ojito con el sol

La luz del sol es una de las mayores enemigas de una piel joven, bonita y saludable. Es cierto que nos vemos más estupendas cuando estamos morenas, peeeero… la piel tiene memoria y no se le olvidan las horas que pasa al sol. Por eso, una buena crema solar y una buena pamela pueden convertirse e tus mejores amigas.

Para mantener la piel joven, es importantísimo contar con la ayuda de una buena protección solar. Utiliza siempre una crema para el sol, especialmente en la cara. En verano, elige protecciones de más de 30 SPF UVB y UVA. Y si puedes, evita tomar el sol directamente en la cara. ¿Te preguntas por qué? Mira esta foto:

Es un retrato de Bill McElligott, un transportista canadiense con unos 30 años conduciendo un camión. La parte derecha de su cara es la que ha recibido horas y horas de sol durante toda su vida. El lado izquierdo es el que se ha mantenido en la sombra. La comparativa es devastadora, ¿Verdad?

El sol es el causante de una parte enorme del envejecimiento de la piel, especialmente de arrugas, manchas y firmeza. Por eso, evita echar largas horas al sol como hace Liz Hurley, que a los 50 años está… ¡increíble! ????

 

IMG_alimentacion-menopausia

La alimentación y : lo que sí y lo que no

Si aún no lo sabes, es preciso que lo interiorices: la alimentación es la base de tu bienestar. Así de simple. Y es que la frase somos lo que comemos nunca fue más cierta que ahora.

Cuando una es joven, se recupera enseguida de cualquier cosa: las resacas apenas se notan, las toxinas se eliminan casi solas, la piel se recupera enseguida de cualquier estrés, etc.

Pero a partir de los 40 nuestras células no se renuevan tanto y cualquier cambio nos afecta. Por ello tenemos que acudir a lo más seguro que tenemos: una alimentación saludable.

Y todo ello se basa en elegir productos naturales: vegetales, carnes blancas, pescados, legumbres, cereales integrales, etc. Esto deja fuera todo lo que no es natural: alimentos procesados, precocinados, fritos, azúcares añadidos, refrescos azucarados y, por supuesto, alcohol y tabaco. Echa un ojo a continuación:

IMG_alimentacion_menopausia_500x500

Ojo, que en el súper hay un montón de productos que parecen saludables, pero NO lo son. No te fíes de las cajas bonitas, con colores naturales como marrones y verdes y embalajes acartonados.

Tampoco te fíes de las grandes frases como ‘un 30% menos de azúcares’. En la mayoría de las ocasiones, resultan engañosas y esconden ingredientes que en realidad no te convienen. Por ejemplo, si te dicen  ‘Con aceite de oliva’, es posible que lleve un 2% de aceite de oliva y un 20% de aceite de girasol u otro distinto.

Por eso, es muy importante que des la vuelta a la caja y aprendas a leer las etiquetas, seleccionando aquellos artículos que lleven menos de 5 ingredientes y evitando los aditivos sintéticos: saborizantes, conservantes, colorantes, azúcares, etc.

 

Mueve tu cuerpo serrano

 Si ya eres deportista, puedes saltarte este punto porque seguro que ya conoces los inmensos beneficios que consigues haciendo deporte. Pero si no eres deportista, debes seguir leyendo para saber lo que te estás perdiendo. Y si luego decides no hacerlo, al menos lo harás con toda la información.

Al principio de este artículo hemos visto cómo cambia tu organismo cuando los ovarios dejan de producir estrógenos. Pues la mejor manera de prevenir todos esos inconvenientes en esta nueva etapa no-fértil es haciendo ejercicio físico frecuentemente. Es lo que más va a ayudar a mantener joven tu cuerpo, y también tu mente.

Y es que hacer deporte en la premenopausia y menopausia te va a ayudar a prevenir:

¿Te da muchísima pereza? Actualmente hay muchísimas actividades que puedes elegir. No pienses que es sólo salir a correr o hacer ejercicios de gimnasio. Puedes apuntarte a yoga, a pilates, a danza, a tai-chi, a senderismo o a natación. Lo importante es que te muevas, que evites la vida sedentaria y empieces a sentirte bien en tu piel.

Y si quieres un quinto consejo de regalo, apunta: cuídate y quiérete mucho. Eso es lo más importante, porque es lo que te ayuda a ser feliz y con ello, a sentirte llena de vida y de ganas. Y sí, también más joven. Y es que la juventud no está en la edad que una tiene, sino en la actitud que muestra ante la vida.

 

¿Qué más puedo hacer para pasar una menopausia más relajada?

Además de todos estos consejos, si necesitas una forma natural de sentirte bien, que ayude a reducir tus sofocos y otros síntomas de la menopausia, también puedes conocer ClimaFort.

Ya son miles las mujeres que están viviendo una menopausia más confortable y relajada gracias a la ayuda de ClimaFort, un complemento alimenticio en cápsulas que contribuye a reducir los síntomas más molestos de la menopausia como sofocos, insomnio o irritabilidad.

ClimaFort incluye extracto seco de lúpulo y vitaminas y minerales que son especialmente necesarios en esta época vital. El extracto de lúpulo contribuye a mejorar los niveles de estrógenos de manera natural y es hasta 100 veces más eficaz que el método tradicional, que son las clásicas isoflavonas de soja.

Si además de los sofocos, te cuesta descansar por la noche, puedes conocer ClimaFort SUEÑO, que además de con los sofocos, te ayuda a conciliar mejor el sueño gracias a su fórmula mejorada con melatonina.

Marca-ClimaFort-insignia

¿Qué opinas? ¿Tienes algún otro truco para prevenir el envejecimiento prematuro en la menopausia? Cuéntanoslo en Comentarios, ¡Nos encanta hablar contigo!  🙂

 

¿Donde puedo encontrar ClimaFort®?

Contacto

Llámanos: 983 34 44 55 

Email: info@laboratoriosniam.com

También en farmacias

Pídelo con el Código nacional: 
177910.6

También puede interesarte…

Cómo evitar la fatiga y el cansancio en la menopausia

Agotamiento, cansancio... son muchas las mujeres que necesitan saber cómo evitar la fatiga en la menopausia. Y es que en esta etapa se te quitan las ganas de todo. Te pesa el cuerpo y sólo quieres descansar... aunque cuando toca descansar, ¡No descansas! Todas las...

leer más

Dieta descargable para adelgazar en la menopausia

  Menopausia sin sofocos Ver más     Ver más   Muchas mujeres se quejan de lo difícil que les resulta perder peso en la menopausia. Y es que a partir de los 45 o 50 años, el organismo cambia: el metabolismo se ralentiza y se...

leer más

Síguenos en Facebook

Compártelo