fbpx
Compártelo

En este post os traemos otra entrega de Tu historia SOP, una serie de artículos en los que os contamos historias reales que nos envían nuestras lectoras para compartir sus experiencias y ayudar a otras mujeres.

En el caso que tenemos entre manos, la parte de ayudar a otras mujeres no podría ser más certera: la historia de Sandra no solo es conmovedora, sino que está también cargada de inspiración y esperanza para otras chicas con Síndrome de Ovarios Poliquísticos cuyo deseo es ser mamás.

Sandra nos cuenta su milagro (o sus milagros, ya verás) en un relato cargado de emoción que nos ha puesto un nudo en garganta.

Es una historia llena de buenos deseos, de empatía y de fuerza, contada por una luchadora nata. Sandra no se rindió ni cuando le dijeron que era imposible y eso es de una valentía admirable.

*¡Por cierto! Las fotos que hemos incluido en este post no son reales porque no tenemos imágenes de Sandra, pero esperamos que igualmente os sepan transmitir un bonito mensaje 😉

Chica-con-camiseta-de-rayas-azules-y-rojas

Hola,

Mi historia comienza cuando conocí a mi marido con 20 añitos y él 21, y decidimos empezar una vida en común. Nos daba algo de miedo quedarnos embarazados, pero pensamos que si venía nos daba igual porque queríamos estar juntos (lo digo así porque llevábamos juntos sólo 2 meses).

Entonces dejamos de tomar medidas y decidimos casarnos en enero de 2009, tras empezar a salir en agosto de 2008 e irnos a vivir juntos en septiembre de 2008. Pensamos que, si venía el bebé, queríamos estar casados. A partir de ese momento, veíamos pasar los meses y nada.

Manos-de-mujer-con-amapola

Tras la boda empezamos a buscar más en serio y aquí comenzó la pesadilla…

Pasaban los meses y mi regla no aparecía y los test, uno tras otro, daban negativo. Empezamos a usar Progesterona, Ovusitol, Maca andina, Onagra…. mil cosas y ningún resultado. Pasados 18 meses, fuimos al médico y empezaron a hacernos pruebas para ver si algo estaba mal en alguno.

Yo fui diagnosticada de Síndrome de Ovarios Poliquísticos y anovulación y mi marido, esperma vago, deforme y poca cantidad. Nos mandaron Omifin y casi terminan con nuestro camino, ya que, al no ovular, son una bomba que agranda los óvulos a un ritmo brutal; tanto que uno de ellos llegó a 4 cm y estuvo a punto de reventar mi ovario.

Todo esto fue diagnosticado por un ginecólogo de pago. Fue gracias a él como pude salvarlo con un tratamiento; también me dijo que, si no mejoraba, había que quitarlo: otro hachazo.

Fuimos de nuevo al ginecólogo para decirle que el tratamiento no hacía efecto y lo peligroso que fue en mi caso. Nos retiraron entonces Omifin y nos derivaron a reproducción humana para que ellos viesen qué tratamiento seguir.

En la primera consulta nos volvieron a mandar toooodas las pruebas de nuevo y el esperma seguía fatal.

 

Una consulta ginecológica con ecografía

El segundo ginecólogo que nos vio nos dijo que nos olvidásemos, que era imposible, que no tendríamos hijos

Nos dieron de nuevo cita para mis resultados y ya iba sin esperanzas ninguna. Cuál fue nuestra sorpresa cuando el primero que nos vio nos dijo explícitamente: “Sandra, vamos a hacer que tú y Manolo tengáis un hijo, vais a ser papás”. ¡Ufff! Salí llorando como en mi vida. Y aquí empieza de nuevo otro camino.

Me mandan Gonal y empezamos a pinchar…. todo parece ir bien, pero en la tercera ecografía todo por los suelos de nuevo: mis óvulos son un asco y no valen para nada. Anulan el ciclo y, por tanto, sin inseminación. Yo mentalmente y físicamente destrozada.

Nos dejan 2 meses de espera, me hice bajar la regla con Progesterona y volvemos a ir. Empezamos de nuevo el tratamiento con Puregon y, ¡empiezan a crecer y a ser muchos! Nos derivan a Fecundación In Vitro y añaden Orgalutran. Segunda eco y seguimos tratamiento….tercera eco y… ¡Ale! Todo por los suelos de nuevo: solo 1 óvulo viable y de tamaño justo.

Nos mandan Ovitrelle e inseminación; el médico nos dijo que iba a ser difícil, que no nos hiciésemos ilusiones. Tras 14 días de larga espera, hago el test en casa a las 7 de la mañana y …

 

Tu historia SOP

¡¡Era positivo!! Estaba embarazada.

Llamé a reproducción humana para hacerme el seguimiento, le vimos en la eco, todo perfecto y latido positivo. Era una guerrera desde bien pequeñita. Embarazo normal y todo perfecto. Tras el parto, fuimos a la revisión y nos dijeron que todo había quedado igual, que éramos infertiles si no nos daban ayuda, así que asumimos que no habría más hijos.

A los 4 años empecé una dieta y empecé a tener manchados yo sola; leves, pero medianamente regulares. En enero me puse muy malita de otra cosa no relacionada con este tema y en febrero estuve ingresada a punto de no superarlo (2016). Gracias a dios, no era mi momento y lo superé con mucho esfuerzo y ayuda.

En mayo retomé las relaciones con mi marido tras meses sin tocarnos dado mi estado de salud. No usábamos nada porque nos dijeron que era imposible quedar embarazada. En junio, me realizaron una resonancia pensando que estaba mal la operación, usé Progesterona y no me bajaba la regla. Me hicieron un test por descartar y…

Manos-con-un-test-de-embarazo-positivo

¡Estaba embarazada! Lloré, lloré mucho de miedo, de nervios, de alegría….me parecía irreal

Nació nuestra niña preciosa en febrero de 2017 y empecé a tomar precauciones porque me dijeron que éramos totalmente fértiles. De la noche a la mañana, éramos fértiles; algo casi milagroso. Usé un DIU que tuve que retirar por hemorragias continuas y empezamos con preservativo.

Mis reglas eran cada 42 o 45 días y en julio no bajaba. Usé Progesterona y nada… pasaban los días y no manchaba, ni dolor, ni regla, ni nada… no podía ser verdad, yo sabía que era imposible, pero tenía que salir de dudas, así que fuimos a la farmacia y con el tercer pis del día me lo hice. Conforme avanzaba el pis por el test y lo iba coloreando mi cara se ponía blanca….

¡¡¡Al pasar el pis por la tira estaban las 2 rayas!!!! Estaba embarazada de nuevo y ahora usando precauciones (todo esto en 2018). Estamos a la espera de nuestra tercera hija que llega en marzo.

Con esta historia quiero deciros que creáis, que no perdáis la esperanza. Seguid luchando aunque sea duro, aunque duela, aunque pese… ¡La recompensa es increíble! Y todas esas mujeres que sentís tanto amor que dar, lo vais a conseguir y tenéis que darlo a esos bebés que van a llegar.

Ya lo veréis, no hay nada imposible, os lo aseguro.

⚫          ⚫          ⚫

 

En este punto de la historia, las chicas de Comunicación de Laboratorios Niam ya teníamos los pelos de punta y una sensación de enorme alegría en todo el cuerpo. ¡Gracias, Sandra! Menuda historia de superación que nos has regalado.

Y tú, ¿Tienes una historia SOP que quieras compartir? Escríbenos a tuhistoriasop@laboratoriosniam.com, ¡Nos encantaría escuchar tu historia! 🤗

También puede interesarte…

Síguenos en Facebook

Compártelo