Compártelo

Aunque sigue siendo un tabú, son muchas las personas que sufren atracones de comida por ansiedad. Visto muchas veces como un problema de debilidad mental, lo cierto es que es consecuencia de un trastorno mucho más complejo de lo que parece.

En tu cerebro, en tu estómago ocurren cada día numerosos procesos químicos que deciden sobre aspectos tan dispares como el estado de ánimo, la líbido, el sueño o el apetito.

Banner comercial AnimaFort MULTI complemento alimenticio ansiedad

Cuando no te encuentras del todo bien y sientes ansiedad o estrés, todos estos aspectos se acaban descompensando: duermes demasiado o te cuesta muchísimo dormir; se te retira el apetito sexual; pierdes completamente el apetito o… te entran unas ganas compulsivas de comer, y no suelen ser alimentos saludables.

Cuando te entran ganas de saciar ese hambre voraz, el cuerpo te pide alimentos grasientos e hiperazucarados como bollería industrial, patatas fritas, refrescos y un montón de productos que no te harán sentir bien.

Artículo ? Los alimentos que necesita tu cerebro para combatir la ansiedad

Y lo peor, aparte de lo mucho que afecta a tu salud, es la sensación que te queda después: culpa, irritabilidad, tristeza y toda una serie de sentimientos desagradables.

Hombre comiendo

¿Cómo puedo saber si son atracones o si es sólo hambre?

En ocasiones, después de un atracón, nos preguntamos, ¿Será que sólo he saciado mi hambre o que me he dado un atracón de manera impulsiva y sin control? Para saberlo, hay una serie de pautas que lo indican claramente:

  • Sientes que pierdes el control de tus decisiones mientras estás comiendo
  • Después de comer te sientes culpable o triste.
  • Sólo comes alimentos no saludables, como fritos, comida precocinada, bollería industrial, refrescos azucarados, etc.
  • Comes rápido y de manera impulsiva.
  • Comes más cantidad de la que debieras, hasta sentir una desagradable sensación de empacho.
  • Prefieres que nadie te acompañe mientras comes para poder hacerlo a gusto y sin sentir que alguien te juzga.

Si te has reconocido en varias de estas pautas, continúa leyendo: veamos qué puede estar provocándote esos atracones.

Plato con un platano

¿Qué es lo que me provoca estos atracones de comida?

Para saber qué te provoca esos atracones que te dan un apetito voraz, es preciso analizar cómo te encuentras y qué cambios pueden estar afectándote.

Los atracones suelen ser un síntoma de ansiedad. Por tanto, ¿Qué te  está provocando este trastorno? En muchos casos, los atracones por ansiedad están causados por:

  • Dietas muy restrictivas que reducen radicalmente las calorías diarias.
  • Cambios radicales en los hábitos alimenticios
  • Situaciones de estrés (trabajo, obligaciones, familia, etc.)
  • Causas genéticas: si alguien en tu familia los sufre, es posible que tengas más tendencia.
  • Inestabilidad emocional como inseguridades, problemas de autoestima, etc.

En caso de que estés atravesando una mala época y necesites pensar con claridad, puedes buscar una ayuda natural como AnimaFort MULTI.

AnimaFort MULTI es un complemento alimenticio con ingredientes de origen natural cuya fórmula ayuda a aliviar los síntomas de la ansiedad y el estrés. También contribuye a sumar tranquilidad y fortaleza mental en casos de dietas muy restrictivas o en épocas complicadas.

ver opiniones animafort multi

Mano y plato de pasta

¿Cómo puedo evitar los atracones por ansiedad?

Saber detectar que estos atracones suponen un problema para nuestra salud y para nuestra estabilidad mental es el primer paso para evitarlos. Por eso es una buena señal que hayas llegado hasta aquí: significa que tienes el convencimiento de esforzarte para sentirte mejor.

Una vez hemos detectado el problema, pongámonos manos a la obra para resolverlo. Te damos una serie de pautas que te facilitarán tomar las decisiones adecuadas cuando tu cuerpo te pide comer compulsivamente o no:

Chico deprimido

1. Piensa si hay algún vacío que intentas llenar con la comida

Los atracones suelen ser consecuencia de que algo te preocupa, te angustia o te provoca ansiedad. Piensa qué cambios has sufrido últimamente, qué miedos o preocupaciones han aparecido en tu vida.

Pizza margarita

2. Analiza tus pautas

En un cuaderno, escribe cómo, cuándo, qué y con quién comes habitualmente. Conocer los horarios, los alimentos y también cómo te sentías antes, durante y después te va a dar una información muy valiosa para conocer las pautas que te provocan los atracones.

Persona-fotografiando-platos-de-comida

3. Antes de comer, piensa si tienes hambre o no

Muchas veces es la ansiedad la que nos hace comer sin control. Antes de dirigirte a la nevera, piensa si realmente tienes apetito y si ha pasado suficiente tiempo desde tu última comida. Tal vez te descubras viendo que no necesitas comer justo en este momento.

Plato de salmorejo

4. Come de manera consciente

Tómate tiempo para elegir qué vas a comer, disfruta de los sabores, mastica despacio. Entiende qué estás haciendo en ese momento y por qué. Es decir, toma conciencia del acto que estás llevando a cabo y procura disfrutarlo.

Persona cocinando

5. Dedica tiempo a cocinar lo que vas a comer

Cocinar es muy beneficioso porque te ayuda a entender y valorar qué es lo que vas a comer. Además, si cocinas comprendes el proceso que han pasado los alimentos hasta llegar a tu mesa.

Persona paseando por la playa

6. Ante el impulso de comer, busca una distracción

Suena un poco mal, pero si tienes el impulso de comer y crees que aún no toca y que además no tienes hambre, puedes buscar una distracción.

Sal a dar un paseo, ponte a ordenar los botes del baño o llama a un amigo. Ocupando la mente en otros asuntos, consigues acabar con el impulso primitivo de comer compulsivamente.

Ordenador y planta

7. Establece unos horarios de comidas

El orden es importante, especialmente cuando no encuentras al 100%. Para ello, establece unos horarios de comidas y síguelos. Ponte al menos 5 comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

Si los sigues, habrás dado un paso de gigante, ya que reducirás los momentos en los que sientes apetito.

Persona escribiendo en un cuaderno

8. Escribe tres normas que sí vayas a cumplir

«Que puedas cumplir» es la parte más importante, porque los retos deben ser alcanzables y medibles. Empieza por tres normas sencillas. Por ejemplo: beber un vaso de agua en cada comida, comer al menos tres piezas de fruta al día, no comer galletas.

Para poder medirlos, debes poner fechas. Por ejemplo, si has cumplido estas tres normas a lo largo de 4 semanas, habrás cumplido tus primeros objetivos y además los habrás convertido en un hábito, por lo que no te costará seguir cumpliéndolos. Estás en la casilla de salida para tres nuevas normas 😉

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Tienes algún otro truco para evitar ceder a esos atracones por ansiedad? Cuéntanoslo más abajo en la sección de Comentarios, ¡Nos encanta saber de ti!

¿Donde puedo encontrar AnimaFort MULTI®?

Contacto

Llámanos: 983 34 44 55 

Email: info@laboratoriosniam.com

También en farmacias

Pídelo con el Código nacional: 
189492.2

También puede interesarte…

Cuáles son los síntomas psicológicos de la ansiedad

Estados de ánimo Ver más Ver más Muchas personas sufren numerosos síntomas psicológicos de la ansiedad sin saber a qué se debe. Los síntomas físicos de la ansiedad pueden ser un poco más reconocibles: temblores, dificultad para respirar, insomnio,...

leer más
Compártelo