Compártelo

Como sabes, hace unos días anunciamos en Facebook que abríamos el espacio Tu historia SOP en el Blog Cuídate SOP. De esta forma,  aquellas chicas que lo deseen pueden compartir sus historias relacionadas con el Síndrome de Ovarios Poliquísticos.

Hemos recibido algunas historias bonitas, emocionantes o divertidas. Aunque nos ha costado decidirnos, publicamos primero esta historia porque nos parece que describe muy bien el sentir de muchas de vosotras. Esperamos que tú también la disfrutes tanto como nosotras cuando la recibimos.

Nos la manda Nuria desde Madrid y según sus propias palabras, lo ha pasado francamente mal debido al SOP. Cree que su experiencia puede ayudar a otras mujeres a encontrarse mejor y a reconocer los cambios en su cuerpo. ¡Ah! Las fotos no son de Nuria, pero las ponemos nosotras para acompañar la historia…

¡Esperamos que te guste! 😉

La gastroenteritis que cambió mi vida 

Historias SOP Laboratorios Niam

La de Nuria es la primera Historia SOP que publicamos en esta sección. Si quieres compartir la tuya, escríbenos a tuhistoriasop@laboratoriosniam.com 🙂

Hola, mi nombre es Nuria y escribo desde Madrid. Cuando vi que sacasteis esta sección sentí que tenía que escribiros porque creo que mi historia puede ayudar a muchas mujeres que estén en la misma situación que yo pasé. Además, creo que es curiosa y divertida y la cuento a menudo (con menos detalles, claro, jeje). 

La verdad es que yo siempre fui una niña gordita y al desarrollarme, gané un poco más de peso. Durante la adolescencia lo pasé bastante mal, porque tenía todos los síntomas típicos del Síndrome de Ovarios Poliquísticos. Lo primero, tenía la regla prácticamente una vez al año, dos como mucho.

Además, tenía muchísimo acné, poco pelo, vello en las mejillas y en el cuerpo y engordaba casi sin control, aunque apenas comiera nada

Como la adolescencia es una época complicada para casi todos, mis padres no le daban mucha importancia. En casa todos pensaban que al llegar a los 18 o 20 años se me pasaría todo. Y yo tenía la esperanza de que así fuese, no quería estar toda mi vida así. 

Pero no pasó. Fui a la universidad y seguí engordando y perdiendo pelo. Llegó un punto en que hasta se me veían todas las raíces del poquito pelo que tenía.

Al poco tiempo, sobre los 21 o 22 años, me salieron manchas oscuras en las arruguillas del cuello, en los codos y muñecas y en los pliegues de la espalda. Mi madre se preocupó y me llevó al médico de cabecera. Este no mostró mucho interés por mi problema, comentó por encima que podía ser un problema hormonal y… me puso a dieta. 

Pero seguí igual, nada cambió en mi cuerpo. Ni siquiera al acabar la adolescencia se me había regulado la regla. Aunque si os digo la verdad, en aquel momento eso era lo que menos me preocupaba.

¿Pero quién puede ayudarme con esto?

Llegó un punto en que me encontraba muy a disgusto conmigo misma. Con mi cuerpo. Mido 174 cm  y pesaba casi 90 kg. No sabía qué hacer. ¿A qué médico podía ir? Las dietas no me hacían nada, las cremas y limpiezas de cutis eran una pérdida de tiempo y me gasté un dineral en champús anticaída para nada. Me sentía muy frustrada. 

Como no tenía una visión de conjunto y sólo veía un montón de cosas por separado que me hacían sentir mal, empecé por una de las cosas que peor tenía: el acné.

Fui a un dermatólogo y me dió un jabón y una crema y una serie de alimentos que no tenía que comer (entre ellos ¡El chocolate!). Creo recordar que también mencionó por encima algo hormonal. Me dijo que volviera tras dos meses para ver si había mejoras. 

Síndrome de Ovarios Poliquísticos diagnóstico

Una casualidad mágica ayudó a Nuria a descubrir que tenía SOP.

Aunque los granos al principio se secaron, luego volvieron a aparecer y con más fuerza. Y eso a pesar de que yo había seguido todas las indicaciones del médico.

Al dermatólogo, no volví, había perdido la confianza. Aunque a veces pienso que si hubiera vuelto tal vez habría investigado un poco más el tema hormonal. Pero lo hecho hecho está.

A los 24 años tuve gastroenteritis y aunque os parezca que no tiene nada que ver, ese virus cambió mi vida. Tras pasar toda la noche en el WC (no voy a entrar en detalles… jeje) fui a urgencias.

Mientras esperaba hecha un asco en una camilla, pasó una enfermera (después supe que era matrona) y se paró delante de mí. Obviamente, no era quien me había atendido, pero me preguntó qué me pasaba y le empecé a contar de mi gastroenteritis y tal. Pero me cortó para decirme «Disculpa que te lo pregunte, y sé que no tiene nada que ver, pero ¿Tus reglas son regulares?«.

En el lugar adecuado y en momento preciso

Me quedé blanca. Le dije que no, claro, y  que apenas me bajaba una o dos veces al año. Y me dijo que había algunos indicadores externos que podían indicar un problema hormonal. Me recomendó que visitara a una ginecóloga privada que conocía y en cuanto estuve recuperada, pedí cita.

Estaba tan harta que me dolía pagar una consulta privada para que luego no me sirviera para nada, pero fue el dinero mejor invertido de mi vida. Y fue un acierto. Un golpe de suerte de quien está en el lugar adecuado en el momento preciso. 

A partir de ahí, os podéis imaginar. La doctora me pidió las pruebas necesarias, me hizo las ecografías, los análisis de sangre y en menos de nada ya tenía un diagnóstico: Síndrome de Ovarios Poliquísticos. Aunque me sonó complicado, sentí que por fin había una razón por la que mi cuerpo se portaba tan mal.

Alimentación Síndrome Ovarios Poliquísticos

Nuria consiguió encontrarse mucho mejor del SOP gracias a un cambio de hábitos, especialmente en su alimentación.

La doctora me explicó en qué consistía mi enfermedad, me dijo que tenía un problema de hiperinsulinemia e hiperandrogenismo que teníamos que tratar ya y me dio la píldora y la metformina. La píldora la dejé al poco tiempo porque no me sentaba muy bien (probé 5 marcas distintas). Me informé bien con ella, cambié mi alimentación, empecé a correr y a ir al gimnasio y a cuidarme en general. 

En realidad, nadie me habló nunca de la alimentación adecuada o de hábitos que debería seguir para estar bien. Eso lo fui descubriendo con el tiempo, estudiando qué me sentaba mejor y peor y adoptando una alimentación sana en general.  

Y con el tiempo (y bastante esfuerzo) conseguí perder peso, el acné se suavizó y dejó de crecerme «mi barba» jeje. Me hice el láser y ya casi no tengo vello. Me creció pelo nuevo. No es que tenga la melena de Penélope Cruz, pero a día de hoy no me puedo quejar. Estoy contenta y a gusto conmigo misma. Por fin.

  

Y ¿Ahora?

De todo esto hace unos 14 años. Por lo que oigo y leo actualmente, se ha avanzado un poco en el tema. Los médicos están bastante SOP fertilidadmás informados y saben diagnosticar mejor el SOP. A mí me llevó más de 10 años descubrir lo que ocurría en mi cuerpo. Además, ahora muchas chicas se informan en Internet, Facebook y foros y aprenden cómo estar mejor. 

A veces desearía haber tenido todos esos medios, ya que ahora no tendría que esconder todas mis fotos de la adolescencia… ¡Y de la universidad!. Y me habría ahorrado un montón de disgustos y frustraciones. Tened en cuenta que hace 14 años no había Facebook e Internet estaba como quien dice llegando a nuestras vidas, todo era muy distinto. 

Hoy tengo 38 años para 39, y dos enanos preciosos que me hacen la vida mucho más bonita. Cuando mi pareja y yo decidimos tenerlos, me entró un poco de miedo, ya que no tenía claro si podría quedarme embarazada. Pero como me cuidaba, estaba en mi peso y me informé bien, no me costó casi nada conseguirlo.

SOP-PCOS

¿Qué te ha parecido la historia de Nuria? ¿Tienes una historia similar acerca del SOP que te gustaría compartir con otras mujeres? Escríbenos a tuhistoriasop@laboratoriosniam.com si quieres aparecer en esta sección del Blog Cuídate SOP

También puede interesarte…

Adelgazar con SOP, ¿Misión imposible?

Ayuda a regular tus reglas Ver más Ver más En chicas con Síndrome de Ovarios Poliquísticos es muy frecuente que haya una tendencia al sobrepeso. ¿Sabes por qué? Se debe a la resistencia a la insulina que sufre un alto porcentaje que las mujeres...

leer más

Síguenos en Facebook

¿Donde puedo encontrar PCOS®?

Contacto

Llámanos: 983 34 44 55 

Email: info@laboratoriosniam.com

También en farmacias

Pídelo con el Código nacional: 
177898.7

Compártelo